Home / SALUD & BIENESTAR / LLEVABA 3 AÑOS EMBARAZADA Y NO QUERÍA IR AL DOCTOR, CUANDO POR FIN ABRIERON SU VIENTRE FUE ESCALOFRIANTE

LLEVABA 3 AÑOS EMBARAZADA Y NO QUERÍA IR AL DOCTOR, CUANDO POR FIN ABRIERON SU VIENTRE FUE ESCALOFRIANTE

ANUNCIO - PATROCINADOS

Los seres humanos somos criaturas sorprendentes capaces de hacer casi cualquier cosa que tengamos en mente.

Se podría decir que hemos dominado a la misma naturaleza en varios sentidos. Cuando vemos el espacio que nos rodea somos testigos de las maravillas que se pueden conseguir a través de la ingeniería.

Es increíble que hace unos miles de años estuviéramos en las cavernas. Ahora bien, no sólo avanzamos en la parte de las construcciones sino que además las otras ciencias se vieron beneficiadas, tal es el caso de la biología y también de la medicina.

Pese a lo anterior hay algo que los expertos no pueden negar y es que todavía quedan un gran número de dolencias las cuales no han podido ser resueltas por los equipos de especialistas.

El caso que traemos el día de hoy es muy intenso. No dejes de verlo.

El embarazo normal en una mujer sana dura alrededor de 40 semanas lo que equivale a nueve meses aproximadamente por eso cuando Margaret McMahon acudió al médico y le contó que hace tres años que estaba esperando a su bebé las alarmas se encendieron.

 

 

Margaret se había caracterizado por ser una chica trabajadora, junto a su esposo tenían una relación envidiable en la cual el cariño y el respeto eran los que marcaban la pauta.

Ellos estaban deseando hacer que la familia creciera pero no vieron venir lo siguiente. Esta chica tenía serios problemas por los cuales no iba a poder tener una gestación nunca. Todos suplicaban por un milagro y por eso cuando ella supuestamente lo consiguió todos se pusieron contentos. El tiempo pasaba pero el bebé no nacía. Algo pasaba.

Margaret era defensora de los remedios naturales por eso no le prestó atención a nada de lo que pasaba y aunque ya habían transcurrido más de dos años ella estaba convencida de que su hijo venía en camino.

Una madrugada un intenso dolor despertó a la protagonista de esta historia. Este padecimiento no se aliviaba con nada así que fueron al hospital donde Margaret fue llevaba a la sala de operaciones. Lo que descubrieron los cirujanos esa misma noche dejó a todos sorprendidos.

Lo que había dentro de esta pobre mujer era un fibroma gigante, en realidad nunca estuvo embarazada y como tuvieron que extraerle el útero sería imposible que tuviera un hijo biológico en el futuro. De momento esta pareja está considerando adoptar a un pequeño.

Si el contenido de este post ha sido de tu interés no te olvides de hacernos saber tu opinión y compartir en las redes sociales con tus amigos y familiares.

ANUNCIO - PATROCINADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close