Home / CURIOSIDADES / Le dijo a su jefe que estaba enfermo para no ir a trabajar, pero su jefe lo descubrió y le hizo una broma épica

Le dijo a su jefe que estaba enfermo para no ir a trabajar, pero su jefe lo descubrió y le hizo una broma épica

Las responsabilidades que las personas deben llevar todos los días muchas veces nos llevan a cometer algunos errores, muchas veces porque estamos ya cansados de hacer tantas cosas y lo que queremos es salir de la rutina, esto muchas veces puede salirnos peor.

ANUNCIO - PATROCINADOS

A lo que nos referimos es que hay personas que justamente por poder experimentar esto, utilizan toda clase de excusas para no llevar a cabo las responsabilidades mencionadas, con tal y puedan librarse al menos unas horas de lo que deben hacer, por supuesto, esto no es recomendable.

Por eso existen dichos como “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, justamente porque las responsabilidades nunca es bueno aplazarlas o peor aun simplemente no decidir hacerlas, hoy te traemos una historia interesante que hace mucha referencia a este hecho, veamos.

Mintió para no ir a trabajar…y lo descubrieron

La historia de Miguel es interesante porque intento engañar a su jefe para tu ir a trabajar, dijo que se sentía muy mal para que así le dieran el día libre, lo gracioso es que ya su jefe sabía la verdad y por eso decidió gastarle una pequeña broma, mira lo que ocurrió:

Miguel: Hola Juana. De verdad disculpa la molestia tan temprano, amanecí muy mal del estómago y quería saber si podías darme el día, yo luego compenso las horas.

Juan: Buenos días Miguel ¿Supongo que anoche la fiesta estuvo muy buena?

Miguel: ¿Por qué dice eso?

Juan: Esa excusa es la más vieja y la peor de todas, además, recuerda que te tengo en Facebook y pude ver las fotos con la botella de whisky en tu mano ¿Qué me dices de eso?

Miguel: De verdad lo siento, me excedí y ahora me siento muy mal.

Juan: Tranquilo, tómate el día libre ¿Tomaste tanto así?

Miguel: ¿Por qué me pregunta so?

Juan: Porque perdiste la noción del tiempo, hoy es domingo. Descansa y nos vemos mañana a primera hora.

Miguel: ¡Qué pena! No me había dado cuenta, lo siento mucho.

Juan: Tranquilo, eso sí, te advierto algo

Miguel: ¿Qué cosa?

Juan: No me escribas un domingo por la mañana otra vez.

Miguel: Lo siento, no volverá a pasar.

¡Qué pena! ¿Qué opinas tú de esta historia?

Si te gustó recuerda compartirla.

 

ANUNCIO - PATROCINADOS